LIBERTAD DE CONCIENCIA

Introducción Furiosa tempestad se desataba cuando, de pieles rústicas vestido, Caín con su familia caminaba huyendo a la justicia de Jehovah. Corrieron treinta noches y sus días,  y pálido, callado, sin reposo, y mirando sin ver, y pavoroso, tierra de Assur pisó. Y, al sentarse, la frente elevó al cielo…y allí el ojo encontró. Entonces…